¿Cómo diferenciar una alergia en tiempos de COVID?

Actualidad 04 de octubre de 2021 Por Redacción
Mientras muchas personas gozan en plenitud la llegada de la primavera, con sus días más largos y el paisaje que se tiñe de verde, otro porcentaje padece las famosas alergias de esta estación. Para ellos, es importante conoce cómo disminuir los efectos de estas afecciones y poder diferenciar sus síntomas de los del COVID-19.
p18-f01-cyvsce_id550257jpg

“La rinitis alérgica es causada por una reacción nasal a pequeñas partículas en el aire llamadas alérgenos, que son las sustancias que provocan una reacción alérgica”, explicaron Daniel Carlés y Vanesa Abrate, coordinadores de la sección Neumonología Clínica y Medicina Crítica de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR). “En algunas personas, estas partículas también causan reacciones en los pulmones, como el asma; y en los ojos, como la conjuntivitis alérgica”, siguieron y aclararon: “Los alérgenos que más comúnmente causan rinitis alérgica estacional incluyen pólenes de árboles, pastos y malezas.

 Los que más comúnmente causan rinitis alérgica perenne (durante todo el año) son los ácaros del polvo, las cucarachas, la caspa de animales y los hongos o mohos”. Según el Reporte Mundial de Alergias de la Organización Mundial de la Salud, la rinitis alérgica afecta a más del 40% de los adultos en todo el mundo.

 Claro que no es lo mismo padecer una alergia de primavera en tiempo de pandemia: cualquier síntoma como estornudo, mocos o tos genera preocupación tanto en quienes lo experimentan como en su entorno. “Pueden causar síntomas similares pero existen algunas diferencias: en la alergia estacional, se presentan principalmente los estornudos, la picazón de la nariz y los ojos, la secreción nasal acuosa y la obstrucción nasal asociada a tos y dificultad para respirar en pacientes con asma bronquial”, detalló Rodríguez. En tanto, la profesional recalcó que el coronavirus “puede asociarse además a la pérdida repentina del olfato y/o el gusto, el dolor de garganta, la fiebre, los dolores musculares, vómitos y/o diarrea.

 Por su parte, Daniel Buljubasich, médico neumonólogo y ex presidente de la AAMR, agregó: “Quizá lo más confuso, por ser un síntoma común a ambas enfermedades, es la rinorrea. Ese agüita por la nariz que es el síntoma principal de la rinitis alérgica y que se sumó como manifestación de COVID”, señaló pero advirtió: “No complejiza la diferenciación, porque el coronavirus cuenta con otros síntomas, como fiebre, decaimiento, alteración de gusto u olfato. Por lo tanto, no debemos basarnos en un solo síntoma”.

Uno de los íconos de la pandemia, el barbijo, podría convertirse en un aliado también para quienes padecen alergias. “Es importante recalcar el uso obligatorio y correcto del tapabocas porque, además de impedir la transmisión de la COVID-19 y de otros patógenos respiratorios, al actuar como una barrera mecánica también evita la entrada de los alérgenos a la vía aérea al quedar retenidos en la capa externa del barbijo”, resaltó Rodríguez. Además, aseveró que el resto de los cuidados que estamos teniendo por el virus viral, como el distanciamiento y el lavado de manos, también resultan útiles para prevenir las alergias. “Sobre todo los protectores oculares, faciales y las mascarillas de varias capas para evitar el contacto directo de la mucosa ocular y de la vía respiratoria con los pólenes del ambiente,destacó.

Cabe resaltar que si la alergia es persistencia y afecta con severidad, es recomendable acudir a un médico para que disponga de un tratamiento para el caso.

Fuente: LM Neuquen

Te puede interesar