Convivir con ASMA en invierno

Actualidad 21 de junio de 2022 Por Santiago Medina
Ahora que llegó el frio las personas asmáticas deben tener cuidado, ya que los cambios de temperatura bruscos pueden fomentar la aparición de broncoespasmo (los bronquios se estrechan) y producir tos, ahogo, presión en el pecho o pitos al respirar.

a-man-exercising-outside-and-using-an-inhaler-to-treat-his-asthma

El asma es una enfermedad inflamatoria crónica de la vía aérea que según su gravedad va a necesitar más o menos tratamiento para mantener los bronquios dilatados, y de esta manera no limitar nuestro día a día. Ahora que llegó el frio las personas asmáticas deben tener especial cuidado, ya que los cambios de temperatura bruscos pueden fomentar la aparición de broncoespasmo y producir tos, ahogo, presión en el pecho o silbatinas al respirar. Ante esta situación, lo que más rápido va a hacer que el bronquio se dilate y calme los síntomas son los inhaladores de rescate: salbutamol o terbutalina. Recuerda: Es esencial llevar siempre la medicación a mano y evitar que esté fría cuando se tenga que utilizar, “ya que los inhaladores presurizados a bajas temperaturas pueden funcionar peor. Por ello, se recomienda llevar el inhalador en un lugar alejado de la temperatura ambiente y, si está expuesto a bajas temperaturas, calentarlo un poco con las manos antes de iniciar la maniobra de inhalación”

Evita las calefacciones muy altas, los espacios con poca ventilación, y los cambios bruscos de temperatura y cúbrete bien la nariz y la boca cuando se sale a la calle para que el aire que entre en los pulmones sea más templado.

Existen otras circunstancias que podrían empeorar nuestro control del asma en esta temporada invernal como son la niebla o la lluvia. Estas situaciones a veces aumentan la dificultad para respirar, sobre todo en aquellas personas con determinadas alergias.

Se debe prestar especial atención en el caso de realizar ejercicio físico bajo estas condiciones meteorológicas. Si esto sucede se recomienda utilizar nuestro inhalador de rescate unos 15 minutos antes de hacer un esfuerzo físico programado, como por ejemplo salir a correr con bajas temperaturas. Aun así, siempre deberemos tener el inhalador cerca para utilizarlo en caso de aparición de síntomas y si es posible evitar salir en las horas de frío más intenso o con niebla muy densa.

Beber abundantes líquidos y llevar una dieta equilibrada, que incluya frutas y verduras y alimentos ricos en vitaminas y minerales ayudarán a que el sistema inmune funcione mejor.

 Teniendo en cuenta estos simples consejos podremos llevar a cabo nuestras actividades habituales sin que el asma nos pare en la época invernal.

Te puede interesar