Asma en verano: los peligros de no usar correctamente el inhalador

Actualidad 26 de octubre de 2021 Por Redacción
En climas húmedos durante el verano que se avecina, es recomendable aprender a usar adecuadamente el inhalador para no abusar de él y sufrir sus efectos secundarios
image

La primavera, pero especialmente el verano, puede ser un calvario para muchas personas, jóvenes y niños, que sufren asma. Junto a los efectos alérgicos de polen, polvo de gramínea y otros elementos, hay que incluir la terrible combinación de calor y humedad, que se coloca en las vías respiratorias y dificulta la inhalación de aire en los asmáticos.

Por lo tanto, es normal que las personas asmáticas que habitan o pasan su tiempo de ocio o vacacional en estos climas, estén atadas a un inhalador al que tienen que recurrir con frecuencia para aminorar los broncoespasmos que les dificultan la respiración. A veces, especialmente en el caso de niños, esta dependencia del inhalador puede ser demasiado pronunciada porque se hace un mal uso del espray, sobre todo cuando se trata del salbutamol, el método más socorrido salvo en casos graves.

Si no se sabe aplicar bien el inhalador de salbutamol, que mucha gente conoce como "ventolín"  se corre el riesgo de que su efecto broncodilatador no sea suficiente para superar el espasmo y recuperar la respiración normal. Por lo tanto, es posible que ante la persistencia de la dificultad insistamos en aplicarnos el inhalador, multiplicando los posibles efectos secundarios contraproducentes.

Por otro lado, si no se conoce el mecanismo de funcionamiento de este medicamento y su duración en el tiempo, también corremos el riesgo de abusar de él, bien por no saber esperar a que haga efecto, bien por no darle todo el tiempo de acción balsámica que puede ofrecer. Y de nuevo el abuso puede llevar a pronunciar los efectos adversos, sobre todo en niños, que son menos conscientes que las limitaciones del medicamento.

Cómo aplicar correctamente un inhalador respiratorio

 El siguiente protocolo de actuación vale para el salbutamol, pero también para otros medicamentos, que pueden incluir cortisona y que requieren un cuidado especial.

  • Agitamos el inhalador varias veces para que se mezcle bien el medicamento con el spray en el tanque o depósito; de otro modo la mezcla puede salir con poco broncodilatador y ser ineficaz.
  • Retiramos la tapa de la salida del inhalador donde deberemos aplicar la boca.
  • Inspiramos aire y lo expiramos con fuerza, doblándonos hasta vaciar los pulmones, mientras sujetamos el inhalador en la mano.
  • En esta posición, y sin volver a inspirar, colocamos la boquilla del inhalador con los labios alrededor, sin obstruirla con la lengua.
  • Inspiramos entonces a la vez que pulsamos el dispositivo que libera el medicamento; a este respecto destacar que hay que conocer las particularidades según el tipo de inhalador.
  • Tras la inhalación, retiramos el dispositivo y mantenemos la respiración (apnea) con la boca cerrada durante 10 segundos o tanto como podamos.
  • En caso de repetir una nueva dosis, deberemos esperar entre 30 segundos y 1 minuto antes de aplicarnos de nuevo el medicamento.
  • Al finalizar, tapamos el dispositivo.

Es especialmente importante agitar el inhalador antes de usar, y efectuar el vaciado de pulmones previo. Estas dos maniobras nos asegurarán que se la mezcla del medicamento es la óptima y a la vez que entra bien hasta el fondo. Por otro lado, en el caso del ventolín, sus efectos comienzan ya en el momento de la inhalación, pero se hacen plenamente patentes a partir de los 20 minutos y duran hasta cuatro horas. Por lo tanto debemos tener paciencia si sufrimos un broncoespasmo agudo.

Ante cualquier duda, recurra a su médico de confianza.

Te puede interesar