El Tabaco y el ASMA

Actualidad 01 de junio de 2021 Por Redacción
Cuando se es fumador, se aumenta el riesgo de hacer sufrir una crisis asmática también en los niños. El pasado lunes 31 de Mayo, se conmemoró el Día Mundial Sin Tabaco en donde se destacó la necesidad de buscar abandonar el consumo del cigarro para beneficio propio y de terceros.
fumadores-y-asmaticos-corren-mas-riesgos-si-son-contagiados-por-el-coronavirus

Falta de aire, tos, silbidos al respirar, dolor u opresión del pecho, problemas para dormir, entre otros síntomas, son indicadores de un cuadro de el asma, una enfermedad crónica que afecta a las vías respiratorias. Esta enfermedad no se cura, pero puede haber períodos de tiempo que permanece asintomática. Esta condición dependerá de si se trata de un asma leve.

 Los especialistas en enfermedades respiratorias insisten en que debe tenerse en cuenta los antecedentes, es decir, si una persona tuvo asma en la niñez, en algún momento de la vida puede ocurrir algo que desencadena los síntomas y el asma reaparece.

 Entre los factores que inciden directamente en una crisis asmática se encuentra el frío, los cambios bruscos de temperatura, la exposición al polvo o al polen, a los olores fuertes como el combustible y los virus como el de la gripe y el consumo de cigarrillo.

 En este sentido, Guillermo Rolón, referente del Programa Provincial de Control de Tabaco del Ministerio de Salud Pública de Misiones, enfatizó en que “el tabaquismo está dentro de lo que se considera un factor de riesgo, pero no sólo para el asma sino para toda la patología respiratoria en general. A eso hay que sumarles las enfermedades cardiovasculares, infartos, muertes por ACV, aparte de la patología oncológica y sobre todo de pulmón. Este año hacemos hincapié en el pulmón porque es un factor de riesgo asociado a la pandemia, así que el paciente que tiene Covid y es fumador tiene realmente un compromiso de riesgo, y el asma como proceso alérgico bronquial potencia el factor de riesgo de las enfermedades pulmonares”.

 Cuando se es fumador, se aumenta el riesgo de hacer sufrir una crisis asmática también en los niños. “Los chiquitos que conviven con el fumador y encima son asmáticos tienen un potencial permanente de cuadros de crisis de asma, también de tener bronquiolitis o de tener otros tipos de enfermedades respiratorias, porque por más que los adultos vayan a fumar afuera, el humo del cigarrillo se impregna en el cuerpo y desencadena en el chico el cuadro de asma o de broncoespasmo”, explicó Rolón, que desde 2018 trabaja junto a un equipo de profesionales de la salud en el programa que contempla, entre otras estrategias, gabinetes de cesación tabáquica en diferentes municipios.

 Se busca ayudar a los fumadores a encontrar la salida de esta adicción y mejorar su calidad de vida y de quienes lo rodean, ya que también hay que tener presente a “las víctimas inocentes o invisibles, que son las familias que tienen que estar cuidando a ese fumador que insume problemas emocionales y a veces de pérdida laboral, porque el cigarrillo  tiene más de 7.000 sustancias que funcionan como tóxicas. La nicotina es la que más conocemos y se sabe que produce esa adicción química, pero están otros productos como el tolueno, el benceno, que con el tiempo van deteriorando los dientes, el pulmón, la microcirculación y va aumentando la toxicidad en todo el cuerpo, incapacitando al fumador”.

Fuente: Diario El Territorio.

Te puede interesar