Cuidar nuestro Asma y nuestra casa

General 13 de abril de 2022 Por Santiago Medina
En Argentina, hasta el año 2015 un 9,5% de la población nacional sufría de Asma. Esta es una enfermedad respiratoria que afecta a más 1.500.000 habitantes y cuya incidencia ha crecido en los últimos años. Existen distintos grados de asma, desde leve o muy leve, pasando por moderada, hasta grave o muy grave. Los expertos serán los encargados de diagnosticar los distintos grados de esta patología. Es muy importante, que las personas que padecen asma sepan cómo mantener su casa libre de estos nocivos, para sentirse bien y seguros dentro de su propio hogar.
woman-with-asthma-reaching-for-pump-looking-for-emergency-home-remedy-for-asthma-attack

Si eres asmático o convives con uno presta atención. Te dejamos algunos consejos que pueden ser muy útiles para evitar una crisis:

  • En primer lugar, el paciente debe mantener el tabaco fuera de casa. Si la persona que padece asma convive con un fumador, es muy importante que este limite el consumo de cigarrillos al exterior, para evitar contaminar el aire con esta sustancia tan nociva.

 

  • El momento ideal para ventilar la casa podría ser a las 7 de la mañana, o bien a partir de las 10, ya que a esas horas la contaminación del aire todavía es baja. Es conveniente que los pacientes mantengan las ventanas abiertas al menos durante 10 minutos. Después y, sobre todo, si se trata de estaciones alérgicas como la primavera, o si se vive en zonas con mucha polución, se debe intentar no abrir las ventanas el resto del día.

 

  • Los productos de limpieza suelen pasar desapercibidos, sin embargo, los olores fuertes o perfumados, pueden agravar considerablemente los síntomas del asma, tanto si es el paciente el que limpia su casa con ellos, como si lo hace otra persona y deja las superficies impregnadas de esos olores. Además, siempre que sea posible, si el paciente no es la persona encargada de la limpieza, sería recomendable que abandonase la casa durante las horas en las que se va a limpiar.

 

  • Es muy importante que los pacientes con esta patología sustituyan la escoba de barrer por un aspirador, para no esparcir los ácaros del polvo por todas las superficies.

 

  • Otra gran enemiga de esta enfermedad es la humedad. El moho lanza al aire unas esporas para reproducirse, las cuales son muy perjudiciales para las personas que las inhalan y que sufren asma, por tanto, los pacientes deben controlar la humedad de su vivienda y mantenerla por debajo del 50% y, si es necesario, pueden instalar deshumidificadores.

 

  • También es conveniente cambiar la ropa de cama dos veces por semana y secar al sol. Además, lo ideal sería contar con un colchón y una almohada de materiales sintéticos, como el poliuretano y desechar la lana y el algodón. También es muy importante que los pacientes con asma utilicen siempre fundas anti-ácaros, tanto para el colchón, como para la almohada.

 

  • Por supuesto, los pacientes que sufren asma deben evitar alfombras, moquetas o elementos decorativos que acumulen polvo y que sean difíciles de limpiar. Por el contrario, estos pacientes deberían optar por muebles de materiales naturales, fáciles de limpiar con un trapo húmedo.

 

 Por último, si las personas que padecen asma tienen en su hogar filtros de aire, aparatos de aire acondicionado o un sistema de calefacción mediante rejillas, se hace especialmente importante limpiar o cambiar estos filtros con frecuencia para evitar la formación y propagación de agentes patógenos, que pueden empeorar significativamente los síntomas del asma.

Te puede interesar